www.revista-fabricacion.com
JUNGHEINRICH

Jungheinrich presenta una nueva generación de autoelevadores con motor de combustión interna

Jungheinrich presenta una generación completamente rediseñada de autoelevadores impulsados con motores con combustión interna -CI-, en el marco de CeMAT (mayo de 2014, en Hanóver). Diseñados y fabricados en Alemania, confiables y fuertes, aseguran un promedio de rendimiento muy por encima de la media, a la vez que consumen poco combustible. La nueva generación soporta cargas de hasta 3.500 kilogramos, con un máximo de altura por carga de 7,5 metros.

Jungheinrich presenta una nueva generación de autoelevadores con motor de combustión interna
Jungheinrich lanza simultáneamente dos nuevas series de autoelevadores con motor de combustión interna – con convertidor de par hidrodinámico, los modelos DFG/TFG 316-320 y DFG/TFG 425-435.

Adaptables a operaciones difíciles en diferentes zonas climáticas
Los motores de Kubota son los que motorizan todos estos autoelevadores, los cuales se fabrican en la planta de producción de Moosburg, en el estado germano de Bavaria. “Estos motores industriales, probados y testeados en todo el mundo en la construcción de maquinaria pesada, ya ofrecen un alto torque con bajas revoluciones”, dice Marek Scheithauer, jefe de gestión de producto para montacargas impulsados con motores de combustión interna. Estos robustos apiladores resaltan por el alto grado de sus componentes, su larga vida, y su extrema perdurabilidad, y “son ideales para adaptarse a operaciones duras y extremas en diferentes zonas climáticas”. De acuerdo a Scheithauer, la necesidad de autoelevadores que puedan operar en ambientes hostiles inspiró a Jungheinrich a aplicar sus últimos desarrollos en ingeniería a los componentes principales del nuevo convertidor de par. Esto incluyó innovaciones en el mastil, el chasis y la columna de dirección.

El contrapeso en el nuevo autoelevador es una parte integral del chasis, de modo que la columna de dirección fue integrada en el contrapeso. “El centro de gravedad no solo es extremadamente bajo sino que también está óptimamente posicionado entre los ejes”, agrega Scheithauer. Esto brinda una estabilidad sobresaliente al autoelevador, y además hace que los estabilizadores electrónicos sean obsoletos. Marek Scheithauer agrega que “Esto se traduce en una gran estabilidad de manejo y asegura características de seguridad increíblemente buenas, ya sea que esté estacionado o en movimiento”.

El eje de transmisión propio de Jungheinrich en el nuevo convertidor de par integra un freno multidisco húmedo antidesgaste. Marek Scheithauer afirma que “Comparados con los frenos de tambor estándar, los frenos multidisco húmedos implican casi la nulidad de gastos de mantenimiento”. Además, gracias al diseño encapsulado, las condiciones externas hostiles no disminuyen el rendimiento de los frenos. El sistema de enfriamiento de alto rendimiento fuinciona perfectamente incluso en ambientes de temperaturas muy elevadas. El radiador es una pieza de una sola unidad cien por ciento de aluminio. Esto asegura que el nuevo autoelevador con convertidor de par esté bien equipado para maniobrar con suciedad u otras características ambientales molestas.

Disponibildiad de camiones de alto porte
Gracias a sus componentes fuertes y de alto grado, el servicio es rápido, fácil y económico, y requiere solo el mínimo de experiencia técnica. Marek Scheithauer explica que “Incluso en el caso de llevar a cabo un trabajo de asistencia, podemos garantizar alta capacidad de apilamiento y minimizar la interrupción en el trabajo de producción interna y logística”. La combinación del capó en forma de L, que puede inclinarse hasta 90 grados, con los paneles laterales de apertura rápida proveen un acceso óptimo al motor.

Durante los trabajos de desarrollo de esta nueva generación de autoelevadores, los ingenieros de diseño también se focalizaron en el asiento del operador. La delgada columna de dirección permite un gran espacio para las piernas en comparación con vehículos industriales provistos con espacio para la columna de dirección. El operador u operadora puede fácilmente ajustar su cómodo asiento a sus necesidades y disfrutar de los beneficios de una operación saludable y sin fatigas. Numerosas opciones para asentarse o almacenar cosas, como un soporte para vasos y un tablero anotador, facilitan al operario mantener su lugar de trabajo bien ordenado.

El nuevo modelo cuenta con freno eléctrico como estándar, dejando en el pasado la panlanca de freno en la cabina. El operador simplemente presiona un botón para accionar el freno. Un renovado diseño del mastil asegura una mejor visión de la carga, de las horquillas y de toda el área de trabajo en general. “Una buena visión del conjunto no solo lleva a una operación relajada, concentrada y segura, sino que además permite operar con promedios más elvados de volumen”, concluye Scheithauer.
Jungheinrich presenta una nueva generación de autoelevadores con motor de combustión interna
Jungheinrich presenta una nueva generación de autoelevadores con motor de combustión interna

  Solicite más información…

LinkedIn
Pinterest

Únete a los más de 15,000 seguidores de IMP