www.revista-fabricacion.com
Southco

¡Se acabaron las baterías agotadas!

Gidophone ofrece estaciones de carga para recargar dispositivos móviles en espacios públicos.

¡Se acabaron las baterías agotadas!
¿Quién no se ha encontrado con un dispositivo móvil que se ha quedado sin batería? Romain Lecarpentier tuvo la idea de desarrollar estaciones de carga para acabar con este problema y fundó la compañía Gidophone, que ha venido instalando estaciones interactivas en todo el mundo desde 2009. Funcionan como la caja de seguridad en un hotel: se introduce un código secreto en el centro de la estación y se abre una casilla en la que se colocan los dispositivos a recargar. Para recuperar el dispositivo solo hay que introducir de nuevo el mismo código. “Teníamos que ofrecer una solución de alta seguridad. Un teléfono móvil, por ejemplo, puede ser la posesión más valiosa de una persona, donde almacena su información de mayor importancia”, explica Romain Lecarpentier, director de Gidophone.

“Teníamos un requisito técnico fundamental: el estado de bloqueo habría de permanecer inalterable, es decir, debía permanecer en posición cerrada o abierta, si fallaba el suministro eléctrico. Debíamos diseñar un modelo que ofreciera una cierta fiabilidad de programación y el mejor nivel de seguridad, así que valoramos varias soluciones. Hicimos pruebas con electroimanes, pero no resultaban apropiados para nosotros por su fiabilidad, y no teníamos la misma sensación de seguridad que proporciona el cierre mecánico de inmovilización R4-EM de Southco. Lo hemos utilizado en el V2 y una vez más en el V3 por ser fiable y seguro”, añade Romain Lecarpentier.

Las estaciones son compatibles con todos los dispositivos móviles: teléfonos móviles, tabletas, reproductores MP3, consolas de juegos, cámaras, etc. La compañía ha desarrollado asimismo una solución patentada para recarga inductiva de baterías para para todos los dispositivos móviles (excepto ordenadores) y no se necesita ningún cable.

Gidophone se dirige a todos los mercados: aeropuertos, estaciones de tren, centros comerciales, hoteles, centros deportivos, restaurantes, salas de conciertos y recintos feriales, por nombrar unos pocos. “En 2012 suministraremos entre 300 y 400 estaciones y esperamos instalar otras 800 en 2013. Nuestros competidores tratan de lanzar estaciones de carga parecidas, pero nosotros ofrecemos ventajas reales frente a la competencia. En primer lugar, nuestras estaciones de carga ofrecen numerosas funciones: se pueden controlar de manera remota; se pueden realizar estudios de satisfacción y de marketing y enviar correos electrónicos. Por tanto, nuestros clientes pueden ofrecer una herramienta atractiva a sus usuarios y aumentar la facturación de la compañía en servicios y publicidad. En segundo lugar, tomamos como punto de partida nuestra alta calidad ya existente: un 90% del proceso de fabricación se subcontrata en Francia y el 10% restante en otros países europeos. La elección de las soluciones de acceso de Southco forma parte de esta estrategia”, explica Romain Lecarpentier.

Dependiendo de las circunstancias, los clientes de Gidophone pueden cobrar el servicio al usuario final o bien no hacerlo. “El precio de venta de una estación es de 5.000 euros y también ofrecemos un paquete de alquiler. Nuestros clientes pueden optar entre financiar esta inversión con los anuncios publicitarios que permiten nuestras soluciones”, concluye Romain Lecarpentier.

Tal como se puede ver con las estaciones de la compañía Gidophone, la cierre rotatorio electrónico R4-EM de Southco® ofrece importantes ventajas al implementar una solución de acceso que es sencilla y segura.

El control por microprocesador ofrece una auténtica flexibilidad al funcionamiento ya que se puede desarrollar cualquier función: las excepciones se producen cuando abre y cierra. El control también aporta flexibilidad a las señales de accionamiento ya que acepta muchas señales diferentes: tarjetas de proximidad, controles remotos por RF, conexión a teclados digitales, tarjetas magnéticas, reproductores inteligentes, dispositivos biométricos, etc.

Si se compara con un cierre mecánico convencional conectado a un accionamiento con solenoide separado, el engranaje del motor del R4-EM ofrece más seguridad para el accionamiento del cierre y es más eficiente (menor consumo de energía y mayor capacidad de carga). Gracias a su diseño compacto (65 x 69 x 19 mm) resulta sencillo instalar el cierre R4-EM; sólo se necesitan dos tornillos para montar el cierre. Con su diseño mecánico de validez demostrada y su construcción metálica 100%, el cierre ofrece una excelente resistencia al vandalismo, larga vida operativa y fiabilidad a largo plazo. Se puede adaptar fácilmente a otras muchas aplicaciones exigentes, como unidades de almacenamiento para vehículos industriales, agrícolas y recreativos, así como en autobuses.

El cierre funciona con una fuente de alimentación de 12 a 24 V CC, y la corriente de entrada durante el accionamiento es inferior a 500 mA para 12 V CC.

  Solicite más información…

LinkedIn
Pinterest

Únete a los más de 15,000 seguidores de IMP