www.revista-fabricacion.com
Norelem

Ya sabe cómo taladrar… ¿o no?

Para los ingenieros y los responsables de mecanizado el taladrado es una herramienta básica que muchos conocen. Sin embargo, el dominio de esta herramienta y el uso de los componentes adecuados para ser eficientes, seguros y precisos es algo que necesita una reflexión más profunda, según explica Marcus Schneck, CEO de norelem.

Ya sabe cómo taladrar… ¿o no?

Taladrar es una habilidad que en la mayoría de las personas aparece a una edad muy temprana. Muy a menudo la practican en casa haciendo bricolaje o en el colegio en las clases de manualidades dentro del currículo de estudio.

Está claro que hacer un agujero no es difícil, pero lo difícil es hacerlo de manera rápida, segura y con precisión protegiendo al mismo tiempo la vida de la broca y la herramienta. Como ya saben los ingenieros y los fabricantes experimentados estas habilidades son la clave de la eficiencia y de una mayor productividad y para la reducción del desperdicio de materiales, los gastos de capital y los costes de mantenimiento.

La seguridad es fundamental. Para taladrar con seguridad cualquier pieza de trabajo o metal, estas deben estar sujetas a una superficie de trabajo firme antes de realizar el taladrado o, de lo contrario, la pieza puede salir volando debido a la fuerza de la broca. Además, los operarios tienen que tener cuidado con la ropa ya que cualquier prenda suelta puede engancharse con la broca en movimiento y ser arrastrados hacia el taladro. Si echamos un vistazo rápido a la historia encontraremos muchos accidentes de trabajo que se produjeron debidos a prácticas no seguras de taladrado.

Para asegurar que los trabajadores taladran con seguridad y eficiencia hay que tener en cuenta diversos componentes estándar.

Estar al día con el taladrado
Un punto clave con el que muchos ingenieros de diseño pueden reducir los tiempos muertos y ahorrar costes de las máquinas es el uso de dispositivos estandarizados de taladrado. Con ello, se elimina la necesidad de diseñar dispositivos y herramientas de taladrado personalizadas y así hacer que estos dispositivos se adecuen a una gama mayor de aplicaciones incluso para pequeñas series de fabricación.

Los dispositivos de taladrado de norelem están disponibles en nueve tamaños diferentes y han sido desarrollados para simplificar la operación. Los pernos de fijación están unidos a la placa de apoyo del dispositivo permitiendo así una colocación rápida y sencilla de la pieza que se quiere mecanizar. Además, las placas de taladrado y de apoyo se pueden cambiar con rapidez lo que hace que el dispositivo esté disponible inmediatamente para mecanizar otra pieza.

Los dispositivos están diseñados pensando en la seguridad del usuario. Todos los dispositivos de norelem tienen un par de conos en los extremos del eje de piñón que trabaja contra el potente y robusto mecanismo de sujeción superior e inferior. El resultado es una placa de taladrado que no se puede caer de las manos de los usuarios cuando se cambia la pieza que se mecaniza. La mordaza de sujeción sujeta con firmeza la pieza de trabajo y la placa de taladrar incluso en el caso de que hayan vibraciones.

Redondeado
Otra situación en la que los dispositivos de taladrado pueden ayudar a los ingenieros con rapidez y eficiencia es cuando se trata de realizar orificios transversales en barras redondas.

La cuestión clave aquí es que la broca tiene tendencia a resbalar hacia los lados de la barra alejándose del punto central perfecto. Además, el proceso de localizar el centro de la barra puede llevar tiempo y ser laborioso. Para realizar esta tarea hay que medir, cortar y marcar las barras a mano además de disponer de herramientas fiables para el tamaño adecuado del orificio. Si el agujero no está centrado, entonces la pieza debe desecharse e iniciar el proceso nuevamente.

Para afrontar con éxito estos problemas los dispositivos de taladrado diseñados especialmente para piezas cilíndricas están ahora disponibles en norelem. Estos dispositivos aseguran a los ingenieros un medio rápido y seguro de taladrar tamaños habituales de orificios de forma eficiente y precisa. Tienen un dispositivo de taladrado DIN 6348 y se pueden suministrar bien con discos de perforación de índice con 16 diámetros habituales de casquillo o con soportes de casquillo de taladrado.

El dispositivo cilíndrico de taladrar utiliza un prisma con un tope ajustable para sujetar la barra en su sitio por lo que el montaje es sencillo y se puede realizar sin necesidad de conocimientos técnicos previos.

Además, todas las piezas del dispositivo se pueden pedir y suministrar con posterioridad. Se puede taladrar, fresar, avellanar y roscar una pieza sujetada mediante los casquillos insertables.

Taladrado recto como una flecha
Después del taladrado de orificios transversales precisos nos encontramos con el desafío de taladrar agujeros repetidamente. Aquí se trata de ser capaz de taladrar tan recto y preciso como sea posible manteniendo al mismo tiempo la estabilidad y la consistencia. Para superar este reto los casquillos de taladrar pueden ofrecer operaciones estandarizadas de taladrado en la construcción de máquinas y plantas.

Al utilizar los casquillos de taladrar, la broca retorna directamente al dispositivo de taladrar, lo que quiere decir que no hay que medir ni marcar nuevamente las posiciones de taladrado. El componente asegura que el taladro vaya recto y los resultados son uniformes gracias al ángulo fijo de penetración.

Mediante la simplificación y la optimización del proceso de taladrado los ingenieros no tienen que preocuparse por los desperdicios de material y se minimiza el riesgo de cometer errores.

Evacuar y proteger
Al analizar la operación de taladrado hay que realizar una última consideración: evacuar de manera eficiente las virutas de desecho que se producen durante el taladrado y proteger al mismo tiempo a los usuarios.

Generalmente hay disponibles mangueras articuladas que se pueden conectar a un sistema de aspiración central o a un aspirador industrial. Una vez conectadas se pueden colocar cerca de la maquinaria de taladrado para extraer las virutas ya que son potencialmente dañinas.

Estas mangueras están diseñadas para ofrecer una versatilidad máxima y los usuarios pueden alargarlas o acortarlas según precisen gracias a las extensiones modulares disponibles. También soportan longitudes de hasta 100 cm sin necesidad de soporte. Los usuarios pueden doblarlas y manipularlas para obtener una colocación precisa, y hay una amplia gama de toberas y accesorios que se pueden combinar para obtener una extracción eficaz.

También pueden sujetar escudos protectores para evitar que los usuarios accedan al taladro, cuestión que también contribuye a minimizar los accidentes en el lugar de trabajo.

Taladrado con perfección
Al igual que las demás aplicaciones de ingeniería el taladrado es una habilidad que necesita tiempo y experiencia para afinarla y perfeccionarla. Sin embargo, con la creciente falta de competencias está claro que es cada vez más difícil transmitir la experiencia y el conocimiento que los ingenieros experimentados han acumulado. En consecuencia, la productividad y el conocimiento crucial de seguridad se va perdiendo.

Para ello, además de para transferir de manera efectiva ese conocimiento, es fundamental que los ingenieros actuales y futuros tengan herramientas y componentes óptimos que les ayuden en sus trabajos.

norelem tiene 45 000 componentes en su guía completa de referencia de ingeniería, THE BIG GREEN BOOK, para ayudar en cualquier aplicación y diseño de ingeniería. Para saber más de norelem, visite www.norelem.es

  Solicite más información…

LinkedIn
Pinterest

Únete a los más de 15,000 seguidores de IMP