El IoT, la nueva revolución de la banca

2018-09-28
El Internet of Things tiene el potencial de transformar la banca como no la hemos visto cambiar desde que llegaron los primeros cajeros automáticos.

Los dispositivos móviles, la tecnología wearable, el control por voz y la inteligencia artificial (IA) están acelerando el ritmo de la innovación en el sector bancario.

Conseguir efectivo y realizar transacciones ya no consiste en retirar dinero de mostradores ni cajeros automáticos. El modelo de negocio de Uber ya ha demostrado que es posible llevar un negocio entero sin dinero que pase de mano en mano ni tarjetas de crédito. Llama a un conductor con la app, un par de toques de pantalla y ya puedes pagar por tu viaje.

El proceso es rápido, fácil y cómodo: atributos que perseguirán los bancos a medida que implantan el IoT y el edge computing en la búsqueda de hacer su negocio más atractivo para sus clientes. Como en otros sectores, las metas de la banca en materia de IoT se resumen en las siguientes:

Mejorar la experiencia del cliente
Impulsar la agilidad y rapidez del mercado
Reducir costes operativos
Aumentar la facturación

El bancario, como cualquier otro sector, está bajo la presión de controlar costes y maximizar ingresos. Siendo la seguridad una de las mayores preocupaciones de la banca, cualquier innovación que facilite el acceso al dinero o las transacciones debe contar con la máxima precaución. Las instituciones bancarias son el blanco continuo de la ciberdelincuencia, y el sector no puede permitirse más brechas de seguridad que infundan desconfianza con la banca electrónica entre los usuarios.

Transacciones Digitales

Pese a los problemas de seguridad, esta profunda transformación es imparable. La activación por voz y las aplicaciones móviles tienen todos los números de reemplazar muchas de las herramientas para transacciones que usamos hoy en día. Los dispositivos de pago automático en peajes, por ejemplo, serán reemplazados por aplicaciones que se comunicarán con el peaje a través de WiFi o Bluetooth.

Pagar la gasolina o el aparcamiento con tarjeta o efectivo pasará a estar anticuado una vez sea posible hacerlo con apps móviles en tiempo real. Estas aplicaciones se podrán activar por voz o por contacto, o incluso utilizarán la inteligencia artificial para transferir automáticamente los pagos de ciertas transacciones.

El modelo Uber será más y más común en todas partes, desde la compra a domicilio hasta las entradas para el cine o eventos deportivos. Cada vez más negocios de todos los tamaños y formas adoptarán modos electrónicos de pago y monederos digitales como Google Wallet y Apple Pay.

A medida que los millennials y post-millennials superen en número a las generaciones anteriores, es muy probable que destierren la necesidad de tocar el efectivo o las tarjetas de crédito para siempre. La meta principal de la implantación del IoT en la banca consistirá en facilitar a la gente el acceso a su dinero y a líneas de crédito. Consultar el saldo de una cuenta, por ejemplo, será tan fácil como pedir una cifra a un sistema de activación por voz como Alexa o Siri.

El Componente Edge


Innovar en el sector bancario requerirá grandes cantidades de inversión en transformación digital, con el fin de que las empresas puedan añadir nuevas funcionalidades a medida que actualizan sus sistemas.

Si la nueva banca digital quiere prosperar, instituciones bancarias y agentes de pago tendrán que invertir en edge computing, lo que acerca el procesamiento y análisis de datos al lugar de la acción – las “cosas” del “Internet de las cosas” – gracias a micro centros de datos estratégicamente situados. Sin estas instalaciones, será imposible evitar la latencia en las transmisiones de datos entre la sede corporativa, la infraestructura cloud, los centros de datos de la empresa y las sucursales. Todos estos tendrán que trabajar al unísono para hacer posible la nueva banca IoT.

La innovación que se avecina en el sector bancario superará a la de los cajeros automáticos. Para que sea viable, será necesaria una infraestructura robusta con una conectividad fiable, datos seguros y sistemas de gestión energética, muchos de ellos gestionados desde el edge. Para eliminar la incertidumbre de tu negocio bancario en el mundo conectado, haz clic aquí y descubre más sobre IoT y edge computing.

www.schneider-electric.es